París: hacia un acuerdo sin dientes

Resulta preocupante el rumbo que han tomado las negociaciones en la cumbre del clima que se celebra estos días en París. Aunque cada vez son más las voces que parecen defender la inclusión del horizonte de 1,5ºC en el texto, todo indica que a cambio se harán concesiones que creen un acuerdo aparentemente ambicioso en lo abstracto, pero insuficiente y engañoso en lo concreto.

A menos de dos días de que se cierren las negociaciones no han trascendido avances importantes en el texto. Parece que en unas horas tendremos un nuevo borrador de acuerdo, forjado en encuentros a puerta cerrada que no han tenido la transparencia deseada. La aparente buena noticia de la falta de conflicto en su elaboración hace intuir que se está logrando un consenso a costa de dejar de lado mecanismos efectivos contra el cambio climático.

IMG_20151208_142303

Uno de ellos es la descarbonización de la economía, elemento absolutamente clave. La descarbonización consiste en que los países dejen de utilizar combustibles fósiles. Nuestra posición es que la descarbonización se produzca en 2050. La de la UE, en 2100. Las negociaciones van en cambio hacia la desaparición incluso del término de los borradores, cediendo así a las presiones de países petroleros, como Arabia Saudí, o con carbón, como Polonia. El secretario de Estado de Medio Ambiente de España, Pablo Saavedra, aseguró ayer que se trata apenas de “un matiz de lenguaje”, pero en realidad no es sino un intento de cuadratura del círculo.

Otro de los enigmas que presenta la cumbre de París es cómoIMG_20151208_142031 se lograría respetar el tope de 1,5 grados mientras los países no se han movido aún en sus compromisos de reducción de emisiones, que –según datos de la propia ONU- supondrían un incremento de las temperaturas de 2,7 grados. Otros análisis elevan la cifra a 4 grados. De este modo, no se recoge con intensidad suficiente los escenarios planteados por el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC, en sus siglas en inglés) y la hoja de ruta que habría que llevar a cabo de acuerdo con esos cálculos. Equivaldría a dar con una mano lo que se quita con la otra, ya que es imposible alcanzar el límite de temperatura de 1,5 grados si se explota más del 80% de los combustibles fósiles disponibles.

A esto se suma que el acuerdo no sería vinculante en todos sus artículos. Según una fuente implicada en la negociación, Estados Unidos rechaza por motivos de la política interna que el acuerdo “sea 100% vinculante” y esto “claramente va a ser aceptado” por las partes. Esto acarrearía enormes consecuencias, sobre todo si no se provee de mecanismos capaces de evaluar los compromisos y forzar metas ambiciosas.

Todos estos elementos, junto con otros que perpetúan la mercantilización del clima inscrita en anteriores tratados, caso de los mercados de carbono, nos llevan a pensar que nos encontramos a puertas de un acuerdo para la galería, con un titular llamativo vacío de contenido y con una apuesta por fórmulas caducas de lucha contra el cambio climático. Solo un cambio genuino en el modelo de producción y consumo puede mitigar de forma eficaz el calentamiento global.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s