El cambio climático y las aves

Como todos sabemos, los países mediterráneos somos especialmente vulnerables al cambio climático, siendo cada año más evidente que el efecto de las subidas de temperatura, la subida del nivel del mar o el aumento de intensidad y frecuencia de fenómenos climáticos extremos como inundaciones, sequías y olas de calor están provocando la alteración de procesos naturales como la migración o la floración.

foto

Todo ello está produciendo el desplazamiento de numerosas especies de aves del sur hacia el norte y de las zonas bajas a otras más altas. Una de las consecuencias de este desplazamiento es que, en los últimos años, han empezado a criar en el sur de España varias especies de aves del norte de África (camachuelo trompetero, ratonero moro, corredor sahariano, etc.). Asimismo, las especies de aves propias de las zonas altas, especialmente de Pirineos y de la cornisa cantábrica, al no disponer de zonas de mayor altitud, están viendo mermadas sus poblaciones y áreas de distribución. Si a estas amenazas le sumamos los efectos del cambio climático, todo apunta a la extinción en pocos años de especies como el urogallo, la perdiz nival o la perdiz pardilla, entre otras.

Las aves migratorias son un grupo especialmente afectado por el cambio climático, ya que se están reduciendo las migraciones. Por otro lado, muchas aves están adelantando sus migraciones como respuesta al aumento de las temperaturas, lo que provoca que realicen la reproducción cuando la disponibilidad de alimento es escasa, poniendo en riesgo el éxito de la época de cría. También las sequías, inundaciones intensas o el incremento de los incendios forestales suponen un peligro para las aves.

Todos los estudios realizados al respecto apuntan a la próxima extinción de un gran número de especies de vertebrados por todo el mundo a causa del cambio climático, una parte importante de las cuales son aves. Incluso especies de aves muy comunes hasta ahora, como el gorrión común o el ánade azulón, están viendo mermadas sus poblaciones por esta suma de fenómenos agravados por el cambio climático.

No creo que nadie quiera vivir en un mundo sin aves, por no hablar de otras especies, por lo que es esencial reducir de forma drástica las emisiones de gases de efecto invernadero, para lo que es imprescindible lograr un cambio del modelo socioeconómico. Resulta imposible mitigar el cambio climático y adaptarnos a él manteniendo el mismo modelo de producción y consumo, considerando a la biodiversidad un mero recurso, superando los límites del planeta y agravando la vulnerabilidad y el riesgo de degradación de los ecosistemas.

Como ha avisado la comunidad científica, sobrepasar los 2ºC de calentamiento global desatará fenómenos que harán que el calentamiento se produzca más rápido y con mayor intensidad, por lo que el impacto sobre la biodiversidad, y en concreto sobre las aves, será mayor. Necesitamos que todos, pero especialmente los gobernantes, empecemos a actuar de forma responsable, que cambiemos de modelo, antes que el cambio climático nos haga a todos, incluidas las aves, cambiar nuestra forma de vida o directamente provoque nuestra extinción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s