Geoingeniería: el espejismo del paracaídas mágico

Por Samuel Martín-Sosa Rodríguez, responsable de Internacional de Ecologistas en Acción

“Encerrados en una isla concreta, solo necesitamos una cosa:

Convencernos de que no podemos salir. Después, cultivar el jardín”.

N. Sosa

foto

Usted vive en un rascacielos. El edificio lleva tiempo ardiendo, y las llamas ya le han obligado a subir al último piso. Junto a una ventana que se abre al vacío, descubre un paracaídas. ¿Se tiraría por la ventana con él? No parece que haya necesidad de pensárselo mucho. Póngaselo y adelante, láncese por ese agujero que se abre a su salvación. La tentación de trasladar este dilema al asunto que nos ocupa es grande. Frente a un clima cada día más desbocado, la geoingeniería se ofrece como un paracaídas tecnológico, para esquivar el problema del calentamiento por la vía rápida. Sin embargo hay que advertir que el paralelismo es equivocado y el planteamiento de base, erróneo. En primer lugar porque el paracaídas nunca ha sido- y nunca podrá ser, como veremos- testado. En segundo lugar porque el edificio, que es el único lugar donde podemos vivir, seguirá en llamas. Y a los que pusieron el paracaídas junto a la ventana, les interesa que siga en llamas. La geoingeniería se presenta como la única forma plausible de afrontar la ineludible y ya acuciante realidad climática sin que haya que tocar el núcleo del sistema.

Sigue leyendo

No convoquen la COP22, no confiamos en ustedes

Artículo de Samuel Martín Sosa, responsable de internacional de Ecologistas en Acción, publicado en el Salmón contracorriente

salmonCuando semanas antes de la COP21 de París, diversos organismos evaluaban el alcance de las promesas de reducción hechas por los diferentes países (las llamadas INDCs), resultó en seguida claro y meridiano que con eso no llegaba para contener el aumento de temperatura por debajo de 2ºC en la temperatura media a final de siglo respecto a la era preindustrial, pues nos situaba, según diversas estimaciones, en un aumento entre 2,7 y 3,7 ºC . Christiana Figueres, secretaria general de la Convención, lo justificaba diciendo que los países tienden a ser conservadores en sus estimaciones porque no les gusta que luego les saquen los colores. Una búsqueda desesperada de optimismo. En cualquier caso, en el sentir colectivo quedaba el entendimiento tácito de que estos días durante las negociaciones los líderes mundiales nos iban a explicar cómo piensan rellenar ese hueco entre lo que la ciencia dice y lo que los países ofrecen.

Seguir leyendo

París, un acuerdo decepcionante que desoye a la ciudadanía

fotoPara Ecologistas en Acción el acuerdo alcanzado hoy en la cumbre del clima de París es decepcionante e insuficiente al carecer de herramientas necesarias para luchar con eficacia contra el calentamiento global y al desoír las luchas ciudadanas que ya están haciendo frente al cambio climático. Se ha perdido una oportunidad de reforzar e internacionalizar un cambio de modelo basado en las renovables, que mantenga bajo tierra el 80% de los recursos fósiles, frene la industria extractivista y se ajuste a los límites planetarios. Se ha optado en cambio por consagrar la mercantilización del clima y las “falsas soluciones”.

Sigue leyendo